8 oct. 2010

En Estados Unidos se teme a la verdad



oscar martínez

Sólo durante los primeros momentos de los atentados del 11-S creí en la versión oficial de unos piratas del aire dispuestos a suicidarse destruyendo nada menos que las Torres Gemelas y el edificio del Pentágono, todo el mismo día.

A las pocas horas comencé a reflexionar. En primer lugar, ¿cómo la Fuerza Aérea había permitido que nada menos 4 aviones comerciales no sólo fueran secuestrados casi simultáneamente, sino que pudieran acercarse a grandes ciudades como New York y Washington sin ser interceptados? Sin duda, debía existir un protocolo de seguridad para estos casos. Y en efecto, éste existía. Sólo que no funcionó. El porqué era inexplicable, e inexplicado. Unos aviones que estuvieron dando vueltas por el espacio aéreo durante casi una hora después que se supo que habían sido secuestrados. Unos aviones que eran perfectamente localizables por los cazas de la Fuerza Aérea gracias a que cada avión comercial lleva un aparato llamado trasponedor, que permite su localización inmediata en el radar. ¿Cómo era posible que ni siquiera hubieran sido interceptados, no digamos ya derribados antes de llegar a sus objetivos?

Es más, podría haber ocurrido con el primer avión. Podría ser que el primer avión hubiera chocado contra el World Trade Center sin que nadie hubiera sido capaz de impedirlo. Pero con el segundo avión el factor sorpresa ya no cuenta. Es literalmente increíble que no derribaran al segundo avión después de que supieran qué había pasado con el primero.

¿Y respecto al tercer avión, el que supuestamente destruyó un ala entera del Pentágono? Esto ya comenzaba a ser muy, pero que muy sospechoso. Uno de los lugares más protegidos del mundo y ¿había sido atacado por un vulgar avión de transporte? Simplemente no me cabía en la cabeza que el Pentágono no tuviera un mecanismo de defensa ante tales casos. Y efectivamente lo tenía. Pero tampoco funcionó.

Respecto al cuarto avión secuestrado, ¿a qué esperaban para derribarlo? La versión oficial dice que fueron los propios pasajeros quienes tomaron heroicamente el control atacando a los piratas y después lo hicieron derribar en un área despoblada para evitar más muertes. Sencillamente, un argumento propio de una película de Hollywood. Cuarto acontecimiento realmente inverosímil que hemos de creernos sólo porque es la "versión oficial".

El quinto hecho inexplicable de acuerdo con la versión oficial fue el Edificio nº 7 del World Trade Center. Éste no fue atacado por ningún avión, pero acabó derrumbándose igual que las Torres Gemelas.

Sin saber nada más, sin tener más indicios que los que uno mismo podía ver por televisión o leer en los periódicos, la explicación dada por las autoridades sobre lo que ocurrió ese día no se sostiene por ningún lado. Lo más sorprendente fue la total unanimidad con la que dicha explicación fue aceptada por los medios de comunicación (por todos, sin excepción) y por los políticos de todo el mundo (con alguna que otra excepción, si mal no recuerdo).

Unos atentados terroristas tan espectaculares que a ningún guionista de Hollywood con imaginación desbordada se le hubiera ocurrido plasmar en un film y todo el mundo se lo creía. Era, sí, era increíble.

Han pasado 9 años desde entonces. Cada año, el 11 de septiembre, el día de nuestra Diada nacional, tenemos que aguantar ver por televisión los típicos actos conmemorativos de aquellos hechos, totalmente cuestionables pero totalmente incuestionados por las autoridades. Unos hechos que fueron la excusa perfecta utilizada por el gobierno norteamericano para asesinar a quién sabe cuántos cientos de miles de personas en Oriente Medio. Naturalmente, nunca la muerte de unos y de otros es equiparable para los medios o para los políticos, aunque el número de personas que murieron a raíz del 11-S sea infinitamente mayor. Aunque el horror de ese día se haya multiplicado durante 9 largos años y aún continúe.



A las sospechas iniciales derivadas de la falta de sentido de la versión oficial habría que añadir las pruebas e indicios acumulados a lo largo de estos años. En Estados Unidos existen asociaciones de víctimas del 11-S que no se creen, como yo, la explicación oficial. Existen asociaciones de bomberos que tampoco se lo creen. Existen asociaciones de arquitectos e ingenieros, de expertos en demolición que han hecho estudios científicos que cuestionan seriamente la versión según la cual fueron los incendios provocados por el impacto de los aviones los que provocaron el derrumbe de los 3 edificios de la zona cero. ¿Cuáles de estos estudios, cuáles de estas asociaciones han aparecido en nuestros medios? Que yo sepa, ninguno.

Aquí tenéis algunas direcciones de páginas web (véase www.rebelion.org) de estos grupos de ciudadanos que buscan la verdad sobre el 11-S:

AE911Truth (http://cms.ae911truth.org/index.php/home.html)

Bomberos por la Verdad 11-S (http://firefightersfor911truth.org/)

New York City Coalition for Accountability Now (http://www.nyccan.org/)

El problema con la verdad es que es compleja. Se compone de cientos, de miles de pequeños detalles que pueden provocar su derrumbe sólo con que uno de esos detalles no acabe de encajar del todo, lo que provoca duda y desconcierto.

No tengo pruebas de que los atentados del 11-S fueran planeados por el gobierno norteamericano. A mi me parece probable, pero no puedo asegurarlo. El problema es que el único que puede aclarar de una vez por todas los hechos es el propio gobierno norteamericano, justamente el principal sospechoso.

1 comentario:

  1. Anónimo14/1/11 0:13

    muy interesante la entrada ,somos muchos al rededor del mundo los que vemos grandes lagunas en torno a la version oficial de lo que paso ese dia.
    A dia de hoy ,wikileaks ha sacado a la luz miles de documentos de alto secreto perteneciente al gobierno americano y a sus socios. El fundador de esta asociacion ,Julian Assange ,hoy en dia pendiente de juicio para su extradicion. Voces del gobierno americano han manifestado ya que deberia ser juzgado en EEUU y hablan incluso de ejecucion.
    Pero Assange tiene un seguro de vida ,un archivo de 1.39gb encriptado que está siendo divulgado por redes P2P en el que se dice contiene algo verdaderamente importante, y que si le pasa algo, sus abogados darán a conocer la clave para que se conozca su contenido.
    Es posible que tenga algo que ver con todo esto?

    ResponderEliminar