29 dic. 2010

Silencio sepulcral

oscar martínez

Silencio sepulcral, y nunca mejor dicho, es lo que cualquier ciudadano normal puede percibir si hace una simple búsqueda en la edición digital de El País con el objetivo de encontrar alguna refencia -por breve que ésta sea- a las fosas comunes recientemente halladas en Colombia. No hallará ninguna, al menos hasta hoy miércoles, 29 de diciembre de 2010.

Y esto es -por desgracia- algo muy habitual cuando se trata de Colombia. Los medios de comunicación españoles se hacen eco con notable celeridad de cualquier noticia relacionada con la violencia en Colombia, siempre y cuando ésta provenga -o sea atribuida a- la guerrilla. Cuando la violencia proviene del ejército -o de los paramilitares, tanto da- la cosa cambia de manera espectacular.

El 27 de diciembre pasado se anunció al mundo el hallazgo en Colombia por parte de la Fiscalía General de 1.500 cadáveres enterrados en fosas comunes, en la región del Meta, el mismo lugar donde se encontraron otros 2.000 cuerpos en diciembre de 2009, en la fosa llamada “La Macarena” (ver foto), la mayor fosa común encontrada hasta ahora en América Latina. Se trata una vez más de “falsos positivos”, es decir, hombres y mujeres asesinados por el ejército, a los que el gobierno colombiano identifica como miembros de la guerrilla “muertos en combate”, lo cual es a todas luces falso.

Las declaraciones de Ramiro Orejuela, abogado defensor de los derechos humanos, son elocuentes:

... los defensores de los derechos humanos somos perseguidos, víctimas de amenazas, de asesinatos, de encarcelamientos… algunos compañeros nuestros hoy en día están presos con falsas acusaciones del ejército de gente que trabaja bajo sueldo del gobierno (...) La tragedia humanitaria de Colombia es enorme: esta situación de desplazamiento de millones de personas viene produciéndose desde hace varios años, los asesinatos de miles de personas por parte del ejército y por bandas paramilitares que trabajan en compañía del ejército y con apoyo y defensa por parte del ejército a los asesinos paramilitares viene desde hace decenios, la tragedia viene básicamente por parte del ejército colombiano".”

Es un escándalo, una indecencia, que una noticia tan importante como ésta -y otras muchas como ésta- no tenga cabida en un medio de comunicación que presume de independencia y rigor como hace El País. Y es que el sesgo informativo es terrible, sobre todo si tenemos en cuenta que este diario no sólo oculta los crímenes cometidos por el estado colombiano, sino que aprovecha cualquier noticia sobre ese país para redirigir sus puyas contra el gobierno venezolano de Hugo Chávez, como si éste tuviera algo que ver con lo que sucede en Colombia. Para comprobarlo nada mejor que leer los titulares de algunas de las noticias que ha publicado El País estos días sobre Colombia (juzguen ustedes mismos):

Viaje a la patria chica de García Márquez. Se inaugura en Colombia la 'Ruta de Macondo', un recorrido por la tierra natal del Nobel de Literatura

"Desmovilícese, en Navidad todo es posible". El Ministerio de Defensa colombiano llama al abandono de las armas con árboles de Navidad y pancartas - 2.435 guerrilleros dejaron las FARC en 2010

Santos dejó plantado a EE UU para reconciliarse con Chávez. El presidente colombiano congeló el acuerdo de defensa con Washington que había impulsado como ministro

Cable de la Embajada de EE UU sobre la preocupación de los colombianos ante una eventual agresión de Caracas. Varios altos funcionarios señalan que Chávez podría intentar desviar la atención de sus problemas internos con una agresión a Colombia

Mueren cinco soldados colombianos en un campo minado por las FARC. Otro militar y un jefe de la guerrilla fallecen en enfrentamientos en la frontera con Venezuela

Uribe advirtió que Chávez era una amenaza similar a Hitler. La Iglesia critica la "debilidad" de los europeos ante el presidente venezolano - EE UU cree que el líder bolivariano está rodeado de ineptos que siempre le dan la razón

En fin, ¿para qué seguir?

28 dic. 2010

Ha muerto un demócrata

Ha muerto Carlos Andrés Pérez, expresidente de Venezuela, amigo íntimo de Felipe González, responsable político del Caracazo, durante el cual murieron asesinados por las fuerzas del orden a sus órdenes más de 1.500 personas. Antes de ser presidente de Venezuela, fue ministro del Interior con el gobierno de Rómulo Betancourt, un gobierno responsable de practicar contra su pueblo las prácticas terroristas que eran comunes en el Cono Sur de aquella época: detención ilegal, tortura, desapariciones...

Pérez murió huido de la justicia de su país, condenado por haberse apropiado de dinero público para su beneficio privado (o sea por robar) mientras ostentaba el cargo de presidente del país. Murió también sin que el pueblo venezolano pudiera pedirle cuentas por las muertes del Caracazo y por su historial como verdugo durante su participación en el gobierno de Betancourt.

Pérez mató a su gente con balas porque, previamente, les estaba matando por hambre. Nada más comenzar su segundo mandato puso en marcha un plan de ajuste del gasto público brutal (de naturaleza similiar al que nos están imponiendo a los europeos) y un aumento espectacular del precio del crudo (en un país productor de petróleo!!) que hizo aumentar a su vez el precio de la comida, todo ello siguiendo las directrices de nuestros muy queridos creadores de pobreza, el FMI y el Banco Mundial. El pueblo salió a la calle para protestar contra tales abusos. Pérez decretó el estado de excepción y ordenó a la Guardia Nacional que tirara a matar para acabar con la "revuelta".

Carlos Andrés Pérez (al igual que su amigo González) representa a la perfección ese tipo de político completamente corrompido, traidor a sus ideas, cooptado por el sistema, ése que no tiene reparos en vender a su madre, si hiciera falta, para asegurarse una palmadita en el hombro y una buena recompensa económica por parte de los poderosos que dirigen este podrido mundo.

El País le hace un sentido homenaje, en un acto de coherencia con su línea editorial, en la que se le da la vuelta a todo: los enemigos del Imperio son unos dictadores y, en cambio, sus servidores (como Pérez, como González) -gentes que tienen las manos manchadas de sangre- son unos demócratas ejemplares y, hasta si me apuras, socialistas de pro.

Dice El País que Pérez "nacionalizó la industria petrolera" de Venezuela en 1976. Nada más falso. En realidad fue una operación de reprivatización encubierta, en la que se entregó el control del petróleo venezolano a cuatro multinacionales norteamericanas (Shell, Mobil, Gulf y Exxon). Éstas pasaron a proporcionar a las empresas petroleras estatales "asesoría técnica" y, como pago, se aseguraron que iban a recibir un porcentaje de cada barril extraído sin asumir ningún riesgo por su parte (éste lo asumía el estado). Gracias a ello, el pueblo venezolano no vio un duro de su petróleo hasta que Hugo Chávez llegó al poder y cambió la situación (razón por la cual organizaron un golpe de estado contra él).

Interesadamente, El País corre un (estu)pido velo sobre la siniestra carrera de Pérez como sicario de la oligarquía de su país y del Imperio. Pasa de puntillas sobre los sucesos del Caracazo, retorciendo el lenguaje hasta el punto de hacer desaparecer la responsabilidad de Pérez sobre lo sucedido y, de paso, echar la culpa al pueblo:

"La adopción de un riguroso programa de austeridad al poco de asumir funciones en 1989 provocó violentos disturbios en Caracas, que se saldaron con el denominado caracazo y un balance indeterminado de víctimas mortales."

Una vez más, El País demuestra lo lacaya y servil que puede llegar a ser la prensa (mientras ésta se encuentre en manos de la clase dominante).
En fin.

Carlos Andrés Pérez, emblema de la Venezuela petrolera más boyante

Un ataque cardiaco pone fin a la vida del ex presidente a los 88 años en Miami

EL PAÍS 26/12/2010

Vota
Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy interesanteImprescindible 5 votos
Imprimir Enviar

Controvertido y visionario, pero sobre todo carismático, Carlos Andrés Pérez Rodríguez, presidente de Venezuela durante dos ejercicios (1974-79 y 1989-93), murió ayer en Miami de un ataque al corazón. Tenía 88 años y convalecía desde hacía dos lustros de un episodio cardiovascular que a comienzos de esta década le paralizó la mano, el brazo y la pierna derecha. Había nacido el 27 de octubre de 1922 en Rubio, pueblo de la cordillera andina perteneciente al Estado de Táchira, en el seno de una familia modesta. Su padre era cafetalero y él, el undécimo de 12 hijos.

        Venezuela

        Venezuela

        A FONDO

        Capital:
        Caracas.
        Gobierno:
        República.
        Población:
        26,414,815 (est. 2008)

      La noticia en otros webs

      Político precoz, CAP, como se le conocía, ingresó a los 16 años en el Partido Democrático Nacional, creado en 1937 por Rómulo Betancourt, y del que luego surgiría Acción Democrática, donde militaría toda su vida. Al acceder Betancourt a la presidencia, Pérez entró en su secretaría particular. Un año después, en 1946, fue elegido diputado. Tenía 24 años.

      Los vaivenes de la política venezolana le hicieron conocer la cárcel y el exilio. Expulsado del país en 1949, peregrinó por Colombia, Panamá, Cuba y Costa Rica hasta que en 1952 retornó a Caracas y creó células de resistencia contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Cuando Betancourt, su principal mentor, volvió a la presidencia, CAP entró en el Gobierno. En 1973 fue candidato de Acción Democrática a las elecciones presidenciales, que ganó por un amplio margen.

      Carlos Andrés Pérez pasará a la historia como emblema de la Venezuela petrolera más boyante. Su primer mandato lo hizo en la cresta de la ola gracias a la bonanza económica, cuando la llamada Venezuela saudí se codeaba en los foros de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) como lo que era, y lo que es: uno de los mayores productores de oro negro del mundo. El planeta aún se dolía de la crisis energética de los setenta, y la aparición estelar de Venezuela en la escena internacional supuso su consagración como estadista. El flujo de petrodólares que llegaban a Venezuela se tradujo en la realización de grandes obras, como el complejo hidroeléctrico del Guri. CAP nacionalizó la industria petrolera en 1976, y alentó el desarrollo de las del aluminio y el acero.

      Presidente de la Asociación Latinoamericana de Derechos Humanos y número dos de la Internacional Socialista a comienzos de los ochenta, las mieles que Pérez había conocido en su primer mandato se trocaron hieles en el segundo, lastrado por la sombra de la crisis económica. La adopción de un riguroso programa de austeridad al poco de asumir funciones en 1989 provocó violentos disturbios en Caracas, que se saldaron con el denominado caracazo y un balance indeterminado de víctimas mortales.

      Dos asonadas protagonizadas por el entonces desconocido Hugo Chávez, a la sazón teniente coronel, pusieron contra las cuerdas a CAP en 1992. Y un año después, la Fiscalía General ponía fin a su carrera política con una acusación por malversación y peculado, un hecho sin precedentes en la historia del país. Tras dos meses en prisión, pasó a la situación de arresto domiciliario en 1994, con 72 años. Acción Democrática le retiró la militancia tras 57 años de compromiso.

      Un postrero intento de regresar a la vida pública, en 1998, resultó efímero: fue elegido senador y recuperó la inmunidad parlamentaria -lo que le permitió paralizar procesos pendientes-, pero el uniformado que seis años antes le había puesto contra las cuerdas llegó esa vez para quedarse. Hugo Chávez accedía a la presidencia en 1999 y CAP emprendía otra vez camino del exilio, a Nueva York y a República Dominicana. Y a Miami, su última parada.

      http://www.elpais.com/articulo/Necrologicas/Carlos/Andres/Perez/emblema/Venezuela/petrolera/boyante/elpepinec/20101226elpepinec_3/Tes

      22 dic. 2010

      Wikileaks aporta pruebas del apoyo militar estadounidense a Fatah contra Hamas

      oscar martínez

      Si ustedes ven el documental "Gaza War in Media", producido por la Associació Cultural Roig, verán que el cuarto capítulo está dedicado a desmontar la tesis según la cual Hamas es únicamente un grupo terrorista que "tomó por la fuerza el poder en Gaza". Allá recordamos que Hamás ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Que intentó gobernar en coalición con Al Fatah y que los Estados Unidos e Israel idearon un plan para enfrentar a Fatah (el partido rival de Hamas, que controla esa pantomima llamada "Autoridad Nacional Palestina") contra Hamás mediante el uso de la fuerza, suministrando armas y entrenamiento al primero.

      Todo esto, que no fue apenas mencionado por ningún medio de comunicación español durante la operación "Plomo fundido" (en la que fueron asesinados más de 1400 palestinos), fue revelado por un artículo publicado en la revista Vanity Fair, artículo en el que se basó la corresponsal del diario El Mundo en Oriente Medio, Mónica García Prieto (la cual aparece en nuestro documental), para sacar a la luz los verdaderos entresijos de la "guerra civil entre palestinos" que hubo en el verano de 2007, y que supuso la separación política en dos partes -ya veremos si definitiva- de los Territorios Ocupados, la Franja y Cisjordania.

      Pues bien, ahora sabemos que lo que defendimos en su día en nuestro documental es absolutamente cierto. Como confirman dos cables procedentes de la embajada estadounidense en Tel Aviv, difundidos por Wikileaks. Se trata de los cables 07TELAVIV1732 y 08TELAVIV2745. Quien quiera leerlos en su totalidad puede encontrarlos en la página de búsquedas de Wikileaks http://cablesearch.org. Cito algunos fragmentos que son reveladores.

      En el primer fragmento (07TELAVIV1732) el embajador Richard H. Jones informa a su gobierno de la escasa confianza que tiene la inteligencia israelí en la capacidad de la Autoridad Nacional Palestina y de Al Fatah para enfrentarse a Hamás. Jones cita el plan diseñado por el teniente general Keith Dayton (en la foto) para suministrar armamento a Al Fatah en contra de Hamás. El razonamiento del jefe de la Agencia de Seguridad israelí, Yuval Diskin es el siguiente:

      "Diskin said that he opposes USSC LTG Dayton's proposal to equip security forces loyal to Palestinian Authority President Abbas and Fatah, as he is concerned that the provisions will end up in the hands of Hamas." ("Diskin dijo que se opone a la propuesta del teniente general Dayton de equipar a las fuerzas leales del presidente de la Autoridad Nacional Palestina y de Fatah, Abbas, porque le preocupa que esas armas acaben en manos de Hamás.")

      El segundo fragmento (08TELAVIV2745) es mucho más revelador. En él los Estados Unidos reconocen que el plan de Dayton se ha puesto en marcha y que éste "está haciendo muy buen trabajo", y lo que es más importante, que Fatah está actuando bajo las órdenes de Dayton como fiel colaborador de Israel en la lucha "contra el terrorismo" (es decir, contra la resistencia palestina a la ocupación), lo que hace tiempo que se viene denunciando, pero que ahora, por fin, ya ha sido probado documentalmente gracias a Wikileaks.

      "The key question is how can the Palestinian Authority control terrorism. Yadlin said the USSC General DAYTON is doing "a very good job" of training the PA Security Forces, but Yadlin quoted DAYTON as saying that the PASF will need three to five years to build its counter-terrorist capabilities, including a functioning justice system." ("La cuestión clave es cómo puede la Autoridad Palestina controlar el terrorismo. Yadlin (director de la Inteligencia de Defensa israelí) dijo que el general Dayton (éste, como vemos, ha sido ascendido) está haciendo "un muy buen trabajo" entrenando a las Fuerzas de Seguridad de la AP, pero Yadlin citó a Dayton al decir que las Fuerzas de Seguridad de la AP necesitarán de tres a cinco años para construir sus capacidades contra-terroristas (léase contra la resistencia representada por Hamás), incluyendo un sistema de justicia que funcione.")

      ¡Buena lectura del resto de los documentos!

      21 dic. 2010

      PSC: la paja en el ojo ajeno

      Mientras en el congreso de los diputados dan su apoyo (siguiendo la disciplina de voto) a todas las políticas antisociales que está llevando a cabo el gobierno de Zapatero, desde el PSC no tienen ningún pudor en criticar al gobierno de derechas británico de Cameron por hacer exactamente lo mismo. El gobierno "socialista" acaba de eliminar las ayudas de 426 euros a los parados, está privatizando AENA y la Lotería y se ha atrevido a utilizar el ejército para imponer a los controladores aéreos unas condiciones laborales abusivas en un momento en que sabía que estas medidas iban a tener gran repercusión social y mediática por tratarse del megapuente de diciembre. Por si esto fuera poco, anuncia que quiere retrasar la edad de jubilación a los 67 años y que deberemos cotizar más tiempo para cobrar una pensión contributiva. Por no mencionar la reforma laboral, cuyo objetivo principal es abaratar el despido, cuando Zapatero juró y perjuró no hace mucho que nunca lo haría.

      En el ámbito catalán, el PSC impulsó la actual Llei d'Educació, que consolida el modelo catalán de división de la educación sufragada con dinero público en dos categorías: para ciudadanos con y sin recursos, lo cual impide que la educación sea un instrumento de equiparación social, uno de los objetivos principiales que tiene -que debería tener- cualquier sistema educativo público. CCOO lo entendió de esta forma y criticó la aprobación de la ley en los siguientes términos:

      "La concertació de centres privats permet que aquests escolaritzin un nombre d’alumnat de la zona que establirà el Departament, la qual cosa permet crear itineraris d’escolarització que no contribueixen a la cohesió social de la població d’un determinat territori i trenca els criteris de la igualtat de tothom a l’accés a l’escolarització.".

      El artículo publicado en la página oficial del PSC que viene a continuación critica la política de recortes sociales que está llevando a cabo el primer ministro británico, David Cameron, quien pretende "escurçar el dèficit eliminant recursos dels serveis públics i socials".

      ¿Qué otra cosa ha hecho el PSC en la conselleria d'educació?

      Como denuncia el propio sindicato CCOO, durante el curso 2009-2010 la Generalitat no sólo no puso remedio al déficit de profesorado que existe en Catalunya debido al incremento de la población en edad escolar, sino que recortó plantillas en los centros escolares y eliminó el bachillerato nocturno, justo la misma política antisocial que el PSC critica de Cameron cuando denuncia que éste quiere aumentar las tasas universitarias.

      El artículo acaba diciendo: "Les mesures de Cameron són un referent del què proposa la dreta també a Espanya i a Catalunya". Y yo contesto: no solamente de lo que propone la derecha, también de lo que propone una parte de la izquierda, a la que le cuesta muy poco traicionar sus principios (y a sus electores) a la hora de gobernar.

      ¿Dónde queda la honestidad?


      16/11/2010 Endavant Digital nº233

      Contra les retallades de Cameron

      La retallada de la despesa pública per part del govern de David Cameron i l’anunci d’un pla per triplicar l’import de la matrícula universitària desencadenen nombroses protestes i alimenten el clima de malestar social al Regne Unit.


      El govern britànic, encapçalat pel Partit Conservador del Primer ministre, David Cameron, ha deixat clara la seva recepta per combatre la crisi: escurçar el dèficit eliminant recursos dels serveis públics i socials. En definitiva, fent de l’Estat del Benestar una víctima més en comptes d’una eina fonamental.


      El passat mes d’octubre, el govern de Cameron va anunciar una tisorada de prop de 20.000 d’Euros, 8.000 dels quals en ajudes socials i l’eliminació de mig milió de llocs de treball en el sector públic i va afegir restriccions en l’accés als habitatges socials i a les prestacions d’atur.
      Ara, es planteja també augmentar les taxes universitàries com a mesura de contenció del dèficit públic. Una mesura que suposa un greu retrocés social i que genera desigualtats evidents en l’accés a un ensenyament superior de qualitat. Fa 10 anys, la matrícula universitària era gratuïta al Regne Unit, ara pot arribar fins a 9.000 lliures anuals (prop de 10.500€).


      El Partit Laborista ha rebutjat amb contundència la proposta i ha denunciat la fórmula del govern per combatre la crisi: fer que siguin els ciutadans i ciutadanes els qui paguin les seves conseqüències, retallant serveis públics i traslladant, en aquest cas, la càrrega del cost de la matrícula als usuaris per eliminar la participació pública de l’Estat.


      Maria Badia, vicepresidenta del Grup dels Socialistes i Demòcrates al Parlament Europeu i Secretària de Política Europea i Internacional del PSC, ha remarcat que “aquesta nova mesura antisocial del govern conservador de Cameron contribueix a restringir i elititzar l’accés a l’ensenyament superior al Regne Unit”.


      Badia ha advertit que “ja sabem quines són les receptes dels conservadors europeus contra la crisi. Cameron ens ho ha recordat, un cop més: retallades socials i reducció dels serveis públics. En definitiva, fer de l’Estat del Benestar el problema, quan ha de ser la solució”.


      “Les mesures de Cameron són un referent del què proposa la dreta també a Espanya i a Catalunya. Per això, els i les progressistes – conclou Badia – hem de ser vigilants i combatius davant d’una dreta que ambiciona desplegar, des del govern, un programa de retallades dels serveis públics, contra l’Estat del Benestar i a favor d’uns interessos elitistes. La lluita contra la crisi només podrà reeixir si es compta amb eines i recursos públics i polítiques socials”.

      20 dic. 2010

      La Constitución española: una ley que no se cumple

      Vivimos, en teoría, en democracia. La Constitución, explícitamente, dice que el nuestro es un "estado social y democrático de derecho" (Título preliminar, artículo 1). La Constitución dice que es voluntad del pueblo español:

      "Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo." (Preámbulo)

      Y más adelante, en el mismo apartado:

      "Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida."

      Y por si no estuviera suficientemente claro:

      Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia...” (Capítulo II, artículo 35)

      "Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial, realizarán una política orientada al pleno empleo." (Capítulo III, artículo 40)

      Y por si todavía hubiera alguna duda de lo que significaba la palabra "social" para los que redactaron el texto constitucional:

      "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación." (Capítulo III, artículo 47)

      Es evidente que los poderes públicos elegidos por la soberanía popular y regulados por la Constitución no están cumpliendo la voluntad del pueblo español. En España hay actualmente 10 millones de pobres y 4 millones y medio de parados, que obviamente no gozan de una "digna calidad de vida", y hay 3 millones de viviendas vacías mientras miles de personas son expulsadas de sus casas porque no pueden hacer frente al pago de unas deudas demasiado onerosas para poder pagarlas. Sin embargo, los especuladores (a los que, según la Constitución, los poderes públicos deberían combatir) gozan de más consideración por parte del estado. Hace dos años aproximadamente el gobierno español inyectó miles de millones de euros de dinero público en la banca privada española para evitar su bancarrota. ¿Por qué no está empleando esos mismos recursos para “rescatar” a las familias que se están quedando en la calle por culpa de la crisis? ¿Por qué no está promoviendo políticas de creación de empleo a través del aumento del gasto público? Porque, de hecho, sucede lo contrario, el gobierno está disminuyendo las posibilidades de creación de empleo al llevar a cabo grandes recortes en los gastos del estado. En otras palabras, ¿por qué las leyes vigentes y la política del gobierno son tan contradictorias con lo que ordena claramente la Constitución? No es posible evitar llegar a la conclusión de que los mismos poderes públicos (parlamento, gobierno, poder judicial) que tienen como misión garantizar una digna calidad de vida a todos los españoles y promover la equidad social como norma de convivencia se dedican, por el contrario, a promover un orden social y económico injusto, contraviniendo el ordenamiento constitucional de forma totalmente arbitraria (y, por lo tanto, convirtiendo en papel mojado a la propia Constitución y en una quimera a la misma Democracia).

      Nuestro estado apuesta por una economía capitalista sin apenas trabas, en la que prima el interés privado por encima del bien público y en la que se practica una política económica basada en la "teoría del goteo", es decir, hagamos a los ricos más ricos de lo que son y, de esta forma los pobres veremos cómo aumenta nuestro bienestar gracias a las migajas que caen de la mesa de los millonarios. A nadie con dos dedos de frente se le escapa que eso no tiene nada que ver con la realidad. En los años que llevamos de democracia teórica, los poderes del estado, esto es, el ejecutivo y el legislativo (amparados por unos tribunales que no han hecho su labor de velar que las leyes aprobadas por el legislativo respeten el ordenamiento constitucional establecido), se han dedicado a ensanchar las diferencias entre ricos y pobres.

      Según el informe número 4 del Seminario de Economía Crítica Taifa (“Hay pobres porque hay muy, muy ricos”, pág. 8), en los últimos treinta años “ha tenido lugar una redistribución masiva y continuada del ingreso nacional en detrimento de los ingresos por trabajo y a favor de los beneficios de capital”. Desde el año 1980 (la Constitución española fue aprobada en 1978) los salarios reales están estancados y entre 1995 y 2005 (hasta donde tenemos cifras) el poder adquisitivo medio ha bajado un 4%. Esto quiere decir que el crecimiento económico de los últimos 30 años “ha ido casi exclusivamente a los beneficios del capital”, en otras palabras, que los ricos se han hecho más ricos a costa de los que son más pobres que ellos. Esto tira por tierra la famosa “teoría del goteo”, que en la realidad no se cumple, y deja en el más ridículo de los entredichos la política económica que han ido siguiendo -con mayor o menor rigidez a la hora de aplicar la doctrina neoliberal oficial- prácticamente todos los gobiernos de la Democracia.

      Hay más datos que confirman que la crisis actual no es un fenómeno coyuntural, sino que es el resultado de unas políticas públicas que vienen poniéndose en práctica desde que los políticos decidieron que los poderes privados (especialmente, los financieros) eran los que debían dictar las reglas de funcionamiento de la economía. Esto no es algo exclusivo del estado español, sino que es un fenómeno histórico que se repite en los estados de nuestro entorno geográfico y económico más inmediato. Por ejemplo, en la Unión Europea de los 15, el salario real ha aumentado cada año un 0.9% menos que la productividad. Mientras que la riqueza creada en los últimos 20 años ha aumentado un 40%, los salarios reales sólo subieron un 15%. ¿Dónde está el 25% restante? Muy sencillo, ese 25% de riqueza creada con el esfuerzo de todos se lo han quedado las rentas del capital. Obviamente esto entra en contradicción con el principio que, por mandato constitucional, deben seguir los poderes públicos: promover una redistribución de la riqueza producida por el país en aras de una mayor equidad social que garantice la convivencia en libertad y en democracia (siguiendo el principio republicano de que sólo puedes ser realmente libre si no dependes de otro para vivir).

      Pero es que incluso cuando el estado se dedica a invertir recursos públicos procedentes del trabajo (porque todos los impuestos recaen en realidad sobre las espaldas del trabajador, aunque el estado los cobre directamente a los capitalistas, porque éstos a su vez han extraído antes un plusvalor al producto que los trabajadores han creado con su trabajo, del cual los capitalistas sacan su dinero para pagar los pocos impuestos que pagan) se percibe un deseo por parte de los poderes públicos de redistribuir la riqueza, pero al revés de lo que manda la ley; en lugar de a favor de los que menos tienen, a favor de los que más tienen. Un ejemplo perfecto son las inversiones que está llevando a cabo el gobierno en el transporte ferroviario, un tipo de transporte que, en teoría, debería funcionar como factor de redistribución de la riqueza debido a lo siguiente: es más redistributivo invertir en una línea ferroviaria que en una carretera porque un billete de tren está relativamente al alcance de cualquier bolsillo, mientras que comprarse un coche y sufragar los gastos que conlleva su mantenimiento, aún lejos de ser un lujo exclusivo (de momento), se lo pueden permitir cada vez menos personas. Pues bien, hasta esto tan elemental se está incumpliendo. España presume de ser el país con más líneas de ferrocarril de alta velocidad del mundo (Francia tiene aproximadamente mil kilómetros y hace años que no construye un metro de línea, mientras que en España habrá en el 2020 más de 10.000). Según Juan Ramón Ferrandis, portavoz del sindicato SFF-CGT, el AVE sólo es utilizado por el 2% de la población, mientras recibe del estado el 87% de la inversión total en ferrocarriles. Por el contrario, sólo se destina el 13% del presupuesto al ferrocarril que utilizan los trabajadores, "pese a ser el utilizado por el 98% de los usuarios". La desproporción es brutal. Por si fuera esto poco, el AVE es un transporte "público" deficitario debido a sus altísimos costes de mantenimiento (el tren de alta velocidad consume un 400% más de energía que el tren convencional), que no pueden ser cubiertos por el precio que cuesta el billete. Se calcula que se necesitan como mínimo 4 millones y medio de usuarios para poder cubrir los costes del AVE Madrid-Valencia recientemente inaugurado, mientras que se prevé una afluencia de sólo 3 millones. Y no sólo eso: el AVE -en palabras de Ferrandis- "desvertebra el territorio" al hacer desaparecer el ferrocarril convencional, condenando a los que no se pueden permitir usarlo a utilizar el transporte por carretera, y es un medio de transporte con un altísimo coste ecológico.

      Todo esto demuestra cuan lejos de cumplirse está el mandato que tienen los poderes públicos de velar por el bien común, como en teoría deberían hacer si realmente respetaran la Constitución que juraron cumplir cuando ocuparon sus cargos.

      17 dic. 2010

      Obama y la contrarrevolución neoliberal


      Si es que cuando uno tiene razón, tiene razón.

      He defendido muchas veces la idea de que Obama no representa en realidad a la clase trabajadora norteamericana, aunque su mensaje y su programa pudieran hacer pensar lo contrario (¿dónde ha quedado el "Hope" y el "Yes, we can!"?: en el cubo de la basura de los eslóganes publicitarios que han quedado periclitados por la fuerza de los hechos). Obama no es un nuevo Roosevelt y Estados Unidos, a diferencia de los años 30, es un sistema de partido único -¡vaya ironía para un país que presume de ser la democracia por excelencia!- un sistema en el cual hay dos facciones, una de derecha y otra de ultraderecha. Pero es que las diferencias entre ambas facciones son cada vez más escasas, lo que demuestra el poder creciente que ha ido ganando la oligarquía estadounidense respecto a la clase trabajadora y la clase media liberal (en el sentido que tiene la palabra "liberal" en EEUU). Obama, al igual que Bush (al igual que hizo Zapatero), va a rebajar nuevamente impuestos a los más ricos, va a reducir las cotizaciones a la Seguridad Social y va a poner en práctica un programa de austeridad similar a los que se están poniendo en marcha en la "vieja" Europa. Caeríamos en un error si creyéramos que son sacrificios necesarios para "recuperar" la economía. No. Son simple y llanamente transferencias de recursos del sector público hacia el sector privado, de las rentas del trabajo a las rentas del capital y de las generaciones futuras a las actuales (o lo que es lo mismo: un robo a gran escala de lo más legal), lo que no hace sino confirmar la realidad de la tendencia económica que vivimos y padecemos desde mediados de los años 70: ¡una marcha triunfal imparable y exitosa de los rentistas, que comprueban con euforia y entusiasmo crecientes cómo todo el mundo cae de rodillas a sus pies!

      ¿Les suena de algo que Obama pierda con esta política toda posibilidad de ser reelegido en las próximas elecciones presidenciales? Sí, han adivinado. Zapatero también cayó en la misma trampa (¿cayó o es que le espera una jubilación de oro como la de su antecesor en el cargo?). Y es que si uno deja algo tan importante como la democracia en manos de cuatro pillos sinvergüenzas con rimbombantes títulos universitarios y pedigrí de tiburón de las finanzas pasa lo que pasa.

      ¡Que Marx nos pille confesados! ¡Si Keynes resucitara se volvía a morir en el acto!

      ¡Una revolución ya!


      La capitulación de Obama con los impuestos. Hoja de ruta para establecer un tipo único, recortes en la Seguridad Social y una política de austeridad
      Michael Hudson · · · · ·
      12/12/10



      [ Este artículo podrá comentarse en nuestra página en facebook:http://www.facebook.com/pages/SinPermiso/106764166044474 ]


      Casi me siento infantil por estar tan enfadado con la traición del Presidente Obama respecto a sus promesas electorales en materia de impuestos. Nunca tuve muchas esperanzas de que realmente pretendiese llevar a cabo las reformas que esperaban sus seguidores – y menos una vez designó para un cargo clave al más derechista de la chiquipanda de los Clinton, Larry Summers, y luego a Tim Geithner, Ben Bernanke y al resto de neoliberales de Bush.

      Pero en ello hay algo tan injusto y erróneo, que no pude evitar levantarme temprano el martes por la mañana y recapacitar sobre las consecuencias que tendrá esa capitulación del Presidente Obama en años venideros. Contrariamente a su afirmación de que está salvando a la economía, sus acciones van a intensificar la deflación crediticia y la crisis financiera, allanando el camino para un prolongado viraje impositivo que pase de gravar la riqueza a gravar el trabajo.

      Al materializar una renuncia que los Demócratas jamás hubiesen permitido llevar a cabo a George Bush u otros Republicanos, Obama se ha puesto a sí mismo en el punto de mira del mismo eslogan que tumbó al Primer Ministro británico Tony Blair: "No puedes creer ni una palabra de lo que dice". Va a perder apoyos en 2012 no solo personalmente, sino también – y como ya han anticipado los Republicanos – para gran parte de su partido.

      Y con todo, Obama solamente ha hecho lo que hacen los políticos: ha cedido su base electoral ante quienes sufragaron su campaña – los mismos donantes de Wall Street que financian la de los Republicanos. Porque después de todo, ¿de qué sirve tener una base electoral si no puedes venderla?

      El problema es que no va a detenerse aquí. El acuerdo del lunes para prolongar dos años más los recortes de impuestos de la era Bush es sólo el primer golpe de una combinación mortal. En primer lugar, muchos votantes demócratas o independientes van a quedarse en casa (o tal vez sean tentados por un tercer candidato), permitiendo que en 2012 los republicanos legislen a perpetuidad esos recortes – que en ese momento significarán un regalo a los ricos que ya será de 14 billones de dólares.

      Segundo, este "acto" republicano de Obama (odio llamarlo "compromiso") libera recursos que las clases pudientes pueden llevar fuera, a economías que todavía no han sido destrozadas por el neoliberalismo. Y ello pone los cimientos para una próxima crisis de tipos de cambio. Esa clase de crisis suelen darse en otoño, y como las elecciones de 2012 serán en esas fechas se va a atribuir la crisis a la incertidumbre en caso de que los votantes no echen a los Demócratas. Así que para "salvar al dólar" los Republicanos van a proponer remplazar la imposición progresiva sobre la renta por un impuesto de tipo único (el antiguo plan de Steve Forbes) que recaerá además en los asalariados, no afectando a los ingresos provenientes del patrimonio, las finanzas, los seguros o los bienes raíces (el llamado sector FIRE, por sus siglas en inglés – N. del T.). Luego se completará con un impuesto sobre el valor añadido como mecanismo para hacer subir los precios al consumo.

      Tercero, el regalo fiscal incluye 120.000 millones de dólares de reducción de las cotizaciones de los trabajadores a la Seguridad Social – reduciendo del 6,2 al 4,2% la retención correspondiente al FICA (Federal Insurance Contributions Act, el principal impuesto que financia la Seguridad Social en EEUU – N. del T.). Obama se las ha ingeniado para diseñar el plan de modo que encaje con la presión que ejerce su comisión Bowles-Simpson para menguar la Seguridad Social, como un paso previo a su privatización total y el posterior asalto final por parte de Wall Street. Este primer recorte va a acelerar la llegada del momento en el que el sistema entre en una situación de "quiebra patrimonial" – mediante un cálculo que ignora claro la posibilidad de recomponer la financiación de las pensiones a través de los presupuestos generales del estado, recaudando los fondos mediante un impuesto progresivo sobre las rentas y por lo tanto siendo sufragadas por los ricos, y no por los asalariados de clase media y baja quienes pagan como si fuesen los únicos "usuarios" del sistema de pensiones.

      Así que la hoja de ruta no consiste solamente en liberar las rentas de los más ricos para que puedan "exportarlas" en forma de activos denominados en divisas extranjeras más resistentes. Se trata de cargarse el sistema fiscal progresivo entero. Y mientras el Congreso controlado por los Demócratas se limita a hacer tibias protestas contra este plan, sin duda con la vista puesta ya en quienes van a sufragar su campaña dentro de un par de años.

      Las crisis suelen ser orquestadas con unos años de antelación. Y una recuperación económica toma habitualmente una forma u otra según como se colapsó la economía anterior. La salida que hizo la Europa medieval de la que fue su edad oscura, por ejemplo, estuvo condicionada por la crisis de deuda de la antigua Roma originada por la agresividad de su oligarquía. Del mismo modo, el próximo gran desplazamiento de la imposición fiscal desde las finanzas y la propiedad hacia las rentas del trabajo será motivado por la crisis del dólar, de forma muy parecida a como hemos visto a Irlanda y Grecia estrujar sus fondos de pensiones para rescatar a los insensatos de sus banqueros. En EEUU como en Europa, a los "bancos de importancia sistémica" que causaron la crisis se les va a dar el dinero público que haga falta – a expensas de los trabajadores ("contribuyentes") – para poder "rescatarles" de los excesos y amenazas debidos al endeudamiento de mala calidad (es decir, a los conocidos activos tóxicos).

      La táctica para esta hoja de ruta se ha probado tantas veces a lo largo de la historia que no debería haber muchas sorpresas. De modo que los recientes pactos del Presidente Obama no son solamente sobre los sistemas financiero y fiscal, sino que se trata de cambios profundos a nivel político. Cuando los Demócratas del Congreso firmen esta traición a la que fue su mayor promesa electoral, van a estar renunciando a su consigna de que eran el partido "no afín a Wall Street".

      Barack Obama fue formado como abogado. Rara vez he encontrado a un abogado que entienda de economía. Ese no es su campo. En su trabajo hacen tratos para minimizar el riesgo de sorpresas, muchas veces llegando a un punto intermedio. Eso es pragmatismo legal. Cuando el Obama candidato prometió "cambio", no creo que tuviese en mente ningún tipo concreto de cambio en política económica. Era más bien un modus operandi. Sospecho que su visión de la Presidencia consistía simplemente en lograr "unir a todo el mundo". Probablemente esta característica de su personalidad se consolidó cuando era adolescente, en las competiciones de popularidad en las que se embarcan los jóvenes cuando participan en las elecciones de los consejos escolares. El objetivo de Obama era ser aceptado, incluso admirado, mediante la negociación de un compromiso. Y posiblemente no le importaba mucho su contenido.

      Se preocupó claro de conseguir el suficiente apoyo político a su campaña, y las reglas para conseguir esto son bastante evidentes en el mundo de hoy en día. Se le dieron unas políticas que predicar, y un equipo de expertos para defenderlas. Siempre hay suficientes practicantes de la "economía basura" dispuestos a asesorar a los políticos para tratar de convencerles de que "hacer lo correcto" equivale a ayudar a Wall Street. Pero no se trata simplemente de creer que "lo que es bueno para Wall Street es bueno para la economía". Si uno oye la historia tal como la cuentan Tim Geithner y Ben Bernanke, la economía no puede funcionar sin un sistema bancario "solvente" – lo que en la práctica significa que ningún banco puede perder dinero. De este modo a todos aquellos que apuestan y ganan (como Goldman Sachs), se les tiene que ayudar cuando no pueden cobrar precisamente de aquellos otros malos jugadores del casino financiero que son ahora los perdedores (como A.I.G. y Lehman Brothers).

      ¿Así que deberíamos decir que los planes de Obama realmente ayudan a la economía simplemente porque la bolsa pegó una fuerte subida el martes cuando los conoció? ¿O se trata de un juego de suma cero, donde el subsidio con el que se recompensa a los tiburones es a costa de toda la economía?

      Al contrario de lo que dice Obama, reducir los impuestos a los ricos no va a activar la recuperación. El 2% más rico de la población no gasta su dinero en más consumo. Lo invierte en los mercados financieros – en su mayoría en bonos, adquiriendo mayores derechos crediticios sobre el resto de la economía. Darles más dinero a los acreedores va a profundizar la actual deflación crediticia, minando la capacidad "del mercado" de gastar en bienes y servicios. Y una parte del subsidio impositivo se va a reciclar en forma de grupos de presión en el Congreso y financiación de campañas, para comprar políticos que luego van a promover todavía más desregulación financiera y beneficios fiscales. Por ejemplo, no ha habido todavía ninguna acción legal en contra de los crímenes bancarios o del fraude financiero llevados a cabo por las grandes instituciones. Y no hay signo alguno de que el Fiscal General Holder vaya a emprender alguna de esas acciones.

      Además, es una tergiversación por parte de Obama su letanía sobre los parados de larga duración (quienes ahora van a recibir una prórroga de un año más a su subsidio de desempleo), como se solía hacer antes con las viudas y los huérfanos. No se trata realmente de "todo por los pobres". Se trata de todo por los ricos. Y no es para promover la estabilidad y la recuperación. ¿Cómo de estable va a ser la situación global cuando el país más rico del mundo no fiscaliza a su población, sino que se dedica a crear más deuda pública para ayudar a los banqueros? Los futuros contribuyentes se van a tirar varias generaciones pagando esa herencia.

      La "solución" a la próxima crisis financiera en los EEUU puede que esté esperando el hundimiento del dólar como oportunidad para una resolución financiera à la Golfo de Tonkin (incidente bélico que permitió al presidente Lyndon B. Johnson aprobar una resolución en el Congreso que abría la puerta a la intervención armada en Vietnam del Norte – N. del T.). Una crisis como esa permitiría catalizar un cambio radical en el sistema impositivo hacia un impuesto de tipo único a lo "Steve Forbes" y de estilo europeo, junto con un aumento del IVA sobre las ventas que recaería mayoritariamente sobre los asalariados. El pez grande se come al pequeño. Se van a dar más ayudas públicas al sector financiero en un vano intento de mantener a flota los créditos de mala calidad y que los bancos sigan siendo "solventes". Como en Irlanda y Letonia, la deuda pública va a reemplazar a la privada, dejando bien poco para la Seguridad Social o tan siquiera para el gasto social normal.

      En definitiva, una vez los prolongados recortes fiscales agraven el déficit público federal – junto con el déficit de la balanza de pagos – podemos esperar que la próxima administración demócrata o republicana tome la iniciativa y "salve" al país de la debacle económica, reduciendo aún más la Seguridad Social a la vez que corta sus fuentes de financiación, como hizo Pinochet, para que luego los operadores de Wall Street se lucren como hicieron en Chile. Y podemos ir olvidándonos de invertir en reconstruir las infraestructuras del país. Se las están vendiendo unas ciudades y unos estados endeudados hasta las cejas, para hacer cuadrar los déficits provocados por su negativa a gravar los bienes raíces o debido a la ejecución masiva de hipotecas.

      Bienvenidos a la servidumbre de la deuda. Esto es peor que lo que se tenía en mente cuando se hablaba de una recesión en doble uve. Esto se va a quedar mucho más tiempo.

      Michael Hudson trabajó como economista en Wall Street y actualmente es Distinguished Professor en la University of Misoury, Kansas City, y presidente del Institute for the Study of Long-Term Economic Trends (ISLET). Su dedicación a los problemas de las economías postsoviéticas, y especialmente la letona, le ha llevado a ser comisionado recientemente, por parte de la coalición de izquierda letona Centro de la Armonía, como economista jefe de la Reform Task Force Latvia, un think tank encargado de elaborar una política económica alternativa para ese país báltico. Es autor de varios libros, entre los que destacan: Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire (nueva ed., Pluto Press, 2003) y Trade, Development and Foreign Debt: How Trade and Development Concentrate Economic Power in the Hands of Dominant Nations (ISLET, 2009).


      Traducción para www.sinpermiso.info: Xavier Fontcuberta i Estrada


      Este artículo ha sido originalmente publicado en la revista Sin Permiso